lunes, 24 de septiembre de 2012

Valverde bronce en los campeonatos del mundo, oro en calidad y clase


Un mito en vida
  
        Alejandro Valverde se proclamó ayer domingo medalla de bronce en los campeonatos del mundo 2012, celebrados en Holanda. El circuito sin ser ideal, por falta de dureza, sí era propicio para una gran actuación del murciano. Pero, ¿y qué recorrido no lo es? Si repasamos los cinco primeros clasificados:

1.- Philippe Gilbert (Bélgica)
2.- Edvald Boasson Hagen (Noruega)
3.- Alejandro Valverde (España)
4.- John Degenkolb (Alemania)
5.- Lars Boom (Holanda)

        Tenemos a un Gilbert pletórico, uno de los grandes clasicómanos de la historia de este deporte, capaz de triunfar en el tríptico de las árdenas, a Degenkolb, que en el año de su explosión representa el futuro en las clásicas junto con Sagan, y a Boasson Hagen y Boom, dos especialistas ya consagrados. Unos grandes especialistas que han llegado en buen momento a la cita mundialista, a diferencia de otros grandes como Sagan, Cancellara o Boonen, que por unos u otros motivos no han podido brillar en Holanda.


        Pero luego está Alejandro Valverde. Un corredor ya veterano, de 32 años, que viene de estar casi dos años "con el bozal puesto", tras la polémica suspensión que tuvo que acatar a pesar de nunca haber dado positivo. "Balaverde" es el único de estos cinco corredores que es capaz de estar luchando en la general de una vuelta de tres semanas, el único que ya tiene una en sus vitrinas. El murciano se ha venido haciendo más "diesel" en su regreso a la competición pero no ha perdido su instinto para la victoria. Y sigue acumulando méritos para pasar a la historia como uno de los corredores más espectaculares y completos. Su palmarés es envidiable: 79 victorias, demasiadas para enumerarlas todas, pero recordar que incluyen una general de Vuelta a España, Lieja, Flecha Valona, San Sebastián, etapas en Vuelta y Tour, campeón nacional, mejor corredor UCI y cuatro medallas mundialistas.


        Pero por encima de todo eso Valverde es un corredor que genera espectáculo, que resulta carismático para el aficionado, que ha regalado grandes momento, no sólo con increibles victorias sino con su forma de correr y sorprender a todos, compañeros, rivales, directores y aficionados.


        Y en la leyenda de Valverde siempre quedará qué hubiera pasado en aquel Tour en el que tras derrotar al mismísimo Armstrong en la cima de Courchevel se tuvo que retirar tras una caída, o qué hubiera sucedido si en el momento cumbre de su carrera deportiva no hubiera recibido una de las sancionesmás polémicas de la historia de este deporte, pues jamás dio positivo en un control.


Medalla de bronce

        En el tiempo de suspensión se cuidó y preparó a conciencia, quizás como nadie en lo físico, pero especialmente ha sido su transformación psicológica. El año de su regreso, es un corredor más fuerte mentalmente. Cuando la mayoría de corredores han vuelto de sanciones largas pasada la barrera de los 30 años, sus resultados y su rendimiento no ha vuelto a ser el mismo. Sin embargo, Valverde volvió a la competición en el Tour Down Under con rabia y fuerza, llevándose increiblemente allí una dura etapa por delante de un especialista que además corría en casa, como Simon Gerrans. Los éxitos ha continuado durante toda la temporada, y a pesar de la mala suerte con las caídas en el Tour, el murciano se rehizo con una segunda posición en la Vuelta a España sólo por detrás de Contador, y con el reciente bronce en los campeonatos del mundo.



        En una carrera que se acabó decidiendo en la última ascensión al corto pero duro repecho del Cauberg, el momento clave fue el movimiento de Bélgica, poniendo a cuatro corredores en cabeza, para lanzar a su gran baza, Gilbert (cuando se tiene claro atacar para ganar a 2km de meta, Boonen pasa a ser la segunda opción). Y tras la magistral jugada de los belgas, con Gilbert abriendo gas y poniendo tierra de por medio, mientras sus compañeros no hacen sino entorpecer a sus rivales en las estrechas rampas, el equipo español no pudo reaccionar bien, fallaron las fuerzas de todos en el último momento, salvo las del murciano, Alejandro Valverde, que llegó a pelear por la plata y consiguió el bronce.

        Y a pesar del mal carácter que en ocasiones demuestra Freire (que sin embargo es un gran corredor y una persona honesta y sencilla), acusando a los compañeros de no estar a su lado, y nombrando en particular a Valverde, en las imágenes puede verse si uno se fija, que en el momento en que ataca Gilbert, Freire marcha en una posición ideal, tras los belgas y Nibali, pero en ese momento, cuando se decide la carrera, Freire no tiene las fuerzas suficientes y pierde muchas posiciones. Se puede ver que en ese momento Valverde está cerca de él y es entonces cuando el murciano despliega sus alas y empieza a remontar, cuando ya tenía a Gilbert y a un grupo de siete corredores por delante. Es entonces cuando Valverde deja atrás a Freire y a todos los demás, llegando hasta Boasson Hagen y Kolobnev para jugarse las medallas.

        Tras las críticas en un primer momento, Freire se ha detractado parcialmente de sus declaraciones, pero su carácter "ganador" le hace insistir en que Valverde debía haberle esperado. Lo cierto es que algo de razón tiene, las cosas no se hicieron a la perfección. Pero la solución que da mejores resultados, desde la objetividad, parece que es el remedio belga, lanzar a tu hombre más fuerte (Gilbert) y si éste falla, tener al hombre rápido en la recámara (Boonen). Por tanto, bajo mi juicio, el error del combinado nacional quizás fue no haber apostado más fuerte por Valverde. El murciano, por fuerzas, fue el único que podía haber aguantado a Gilbert y esos 100 metros de dudas fue lo que le separaron de lo que podría haber sido un increible duelo.

        Quizás Freire tenía mucha confianza en sí mismo. Pero en su grupo, el que entró por detrás de Valverde, el primero fue el velocista Degenkolb. Y quizás a Freire le guste aquello de seguir la pizarra que se escribe antes de subirse a la bicicleta, pero que le pregunten a Froome en la pasada Vuelta o en este Tour si ésa es la táctica ideal. Desde luego, a todos los amantes del ciclismo lo que nos gusta es ver a los más fuertes luchando por la victoria, y en este mundial el más fuerte de los nuestros sin duda ha sido Valverde.



        Enhorabuena campeón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario