sábado, 15 de abril de 2017

Análisis de la Volta a la Marina 2017

La edición de 2017 de la Volta a la Marina siempre será recordada por la victoria de un master-50 frente a todos los gallos de la categoría master. Pero hoy vamos a profundizar un poco más en el análisis de una carrera que ha tenido todo tipo de aciertos, errores, incidencias...

En manos de la DGT

Aunque como hemos dicho, para el recuerdo de esta edición quedará la victoria del veterano Francesc Bosca, el otro gran protagonista de la carrera ha sido la anulación de etapas.

La Volta este año constaba de nueve etapas, de las cuales tres acabaron siendo suspendidas. Nada menos un tercio de la competición, lo que obligó a la organización incluso a tener que modificar el sistema de cálculo para la clasificación general.

Si bien es cierto que una de las etapas anuladas se correspondió al azote de uno de los temporales de viento y lluvia más duros que ha azotado la provincia en los últimos años (hablamos de Jávea), en el caso de las otras dos, Gata de Gorgos y Els Poblets, la organización señaló a la DGT como responsable de la suspensión.

En este blog ya hemos denunciado la precaria situación que viven este año los organizadores de carreras ciclistas, con una interpretación y aplicación de la ley totalmente desfavorable a la realización de pruebas ciclistas.

Sin embargo, también es cierto que tras la anulación de cada una de estas etapas la organización no ha logrado encontrar alternativas, como encontrar otras fechas o compensar a los corredores de alguna manera, pues recordemos que los ciclistas en su momento pagaron la inscripción para un torneo de nueve etapas, no de seis (aún están a tiempo de compensar con descuento para el año que viene...).

Éxito de participación

Lo que no falla año tras año es la participación de corredores de grandísimo nivel en un torneo que gusta a muchos.

Por un lado reúne a todos los equipos y hombres importantes del pelotón levantino, que no olvidemos, es según muchas voces del nivel más alto a escala nacional.

Por otro lado, cada año más jóvenes promesas del centro y norte de Europa se animan a preparar sus temporadas corriendo este torneo, seguramente puesto de moda por la participación de los olímpicos y carismáticos hermanos triatletas británicos (no les faltan adjetivos), Alistair y Jonathan Brownlee.

Además, un buen número de importantes corredores de la zona, de la categoría élite y sub23 nacional, también se animan a participar, igualmente preparando sus temporadas.
 
Y finalmente no olvidemos que esta preciosa zona de la Costa Blanca es segunda residencia, habitualmente vacacional, de tanta gente, que algunos de ellos son corredores master, en algunos casos, de gran caché a nivel nacional, que también disputan algunas etapas del torneo.

Todo esto hace, como decíamos, que la participación y el nivel de cada una de las etapas sean altísimos, con el resultado de carreras y medias de vértigo, a pesar de los duros recorridos.

Recorridos conservadores

Si algo caracteriza a las comarcas de la Marina es su bello entorno, con unas montañas y valles especialmente verdes, y unas costas rocosas con espectaculares playas y calas.

Los organizadores disponen por tanto de mucho terreno para diseñar unos recorridos muy atractivos, que a nuestro juicio no terminan de aprovechar.
 
Somos conscientes de las trabas que la DGT puede poner, y también de que se busca siempre hacer algunos pasos por las localidades para amenizar a los espectadores, pero seguramente se podrían explorar nuevas posibilidades y no repetir año tras año los mismos recorridos, como viene ocurriendo en la mayoría de sedes.

Repasemos una a una las etapas de este año, analicemos los recorridos y veamos si caben alternativas.

Jalón

La etapa inaugural de esta edición no solo resultó bastante atractiva sino que fue realmente decisiva para el desenlace del torneo, debido a su final en alto.

Quizás, en caso de repetir este recorrido en futuras ediciones, sería más emocionante para la clasificación general que se disputase en último lugar, ya que el final en alto es de los pocos que marcan diferencias a buen seguro entre los hombres fuertes.

El recorrido además no era demasiado peligroso y se pasaba varias veces por meta, gracias al bucle en forma de ocho, amén de discurrir por unos paisajes fantásticos.

No obstante, la zona da para mucho y la organización puede tomar nota por ejemplo del recorrido de la marcha Contador de este año, donde se hará una subida y bajada completa por Senija-Bernia-Masserof-Jalón.
 

Benidorm

Seguramente si hay más ciclistas de acuerdo en cambiar un recorrido, éste es el de Benidorm. La mala experiencia se repite año tras año, con la disputa de una prueba en la que por la zona por donde se desarrolla el circuito y la época del año, el viento está asegurado, y en los dos últimos años, de forma peligrosa para los corredores.

Además de haber caídas en rotondas, en un circuito que está minado de ellas, el viento y la lluvia terminaron por expulsar a un buen número de corredores del circuito, a los que se les queda un poco cara de tontos de haber pagado para eso.

Desde Benidorm, al nivel del mar, se podrían iniciar recorridos ascendentes bien hacia la zona de Finestrat (aprovechando el circuito de Villajoyosa) o bien hacia la zona de Polop (si no pone aquí muchas trabas DGT por tener mucho tráfico, aunque recordemos, hablamos de enero, febrero...).

Esperemos tome nota la organización, pues la sensación en el pelotón es que el circuito de Benidorm no gusta nada, y resulta muy peligroso tanto por el recorrido como por el viento asegurado.
 

Denia

Es cierto que esta localidad, al igual que Jávea, por su ubicación en plena costa, y en torno a un cabo, no da para muchas alternativas en los recorridos.

Y también es cierto que del recorrido de esta etapa, que se divide en dos partes, la segunda de ellas, con la ascensión al Montgó, resulta muy atractiva.

Pero por el contrario, esa primera parte, con un pequeño circuito semi-urbano resulta muy peligrosa para un pelotón de casi 200 corredores, además de no aportar demasiado al desenlace de la prueba.

En la carrera hubo muchas y peligrosas caídas en distintas partes del circuito, aunque, todo hay que decirlo, la más grave se produjo en un abajada dentro ya del circuito grande.

No obstante podría decirse que esta primera parte, que para poco servía (la excepcional escapada y cabalgada de un corredor semi-profesional no la tendremos en cuenta), y los corredores llegaban demasiado frescos al punto decisivo, y por tanto con una tensión máxima que derivó en esta caída.

Pero no olvidemos que ya se habían sucedido varias en el circuito anterior. ¿No sería viable dar dos o tres vueltas directamente al circuito grande? La tensión no sería tanta y el Montgó pondría a cada uno en su sitio, y sobre todo se evitaría esta primera parte tan peligrosa.
 
Alternativa para la carrera de Denia, con dos subidas al puerto del Montgó.

 

Villajoyosa

En nuestra opinión una de las etapas más sosas del torneo. Un circuito rompe-piernas, donde pocos se quedan subiendo, nadie consigue escaparse y se va muy rápido bajando, creando situaciones de riesgo.

Una etapa donde no suele pasar nada especial es una etapa que quizás debería replantearse. Y aquí damos una alternativa que creemos interesante, utilizando una vuelta pequeña al mismo circuito, pero sustituyendo el resto por una vuelta grande donde se subiría la carretera de Relleu a Tudons, con asfalto descarnado que a buen seguro rompería la carrera, con una bajada posterior de la primera mitad del puerto como tal, ya por asfalto bueno.

Recorrido alternativo para la etapa de Villajoyosa, con una vuelta grande por Relleu-Tudons-Sella.

 

Parcent

La etapa de Parcent suele considerarse la reina de a Volta a la Marina. Se trata de un recorrido espectacular que encadena en su parte final la dura subida al Col de Rates y el Col de la Bixauca.

Es una etapa clásica en el torno que goza de muy buena reputación entre los corredores, atrayendo incluso a algunos nombres importantes de fuera de la zona.

Es por tanto un recorrido muy respetable, pero siempre puede haber alternativas y se puede intentar mejorar. Dado que en la parte final suelen reagruparse los corredores, ya que hay mucho terreno favorable hasta Parcent, quizás no sea tanta la dureza ni tan importante para la general como se puede pensar a priori.

¿Y si se apostara por una doble vuelta grande, con dos pasos por estos dos puertos? Los corredores master están más que preparados para un recorrido así. Y si bien es cierto que aquí el peligro estaría en las eliminaciones de quizás demasiados descolgados, no olvidemos que otras etapas como Benidorm o Villajoyosa acaban eliminando más corredores.

De esta forma eliminaríamos la parte inicial, propensa a la tensión y las caídas, y nuevamente sacrificaríamos el tener menos pasos por la localidad sede a cambio de un recorrido más duro y espectacular.

¿Rompería la carrera una doble subida al Col de Rates?

 

Pedreguer

La última etapa de esta edición (debido a las suspensiones y aplazamientos) también es un recorrido que se ha venido repitiendo los últimos años.

Al igual que ocurre en otros que hemos visto, se repite un circuito inicial rápido sin demasiada dificultad para posteriormente afrontar una vuelta larga que incluye las dificultades montañosas.

La parte más peligrosa siempre es la parte inicial de este tramo, cuando antes del puerto de Orba se estrecha la carretera, se crea un "embudo" y se producen situaciones de peligro, con caída y montonera incluidas este año.

Por tanto, nos encontramos ante otra bonita e interesante etapa, pero nada es perfecto, y seguramente es mejorable. Además de poder buscar otras zonas y alternativas, como la zona de Benimaurell o Pego, simplemente reequilibrando los pasos entre los actuales circuito pequeño y gran se podría dar mayor dureza y menor peligro al circuito, con una vuelta al pequeño y dos al grande, o incluso tres al grande.

Alternativa para Pedreguer, con un recorrido plagado de cotas al estilo de las clásicas. (Contiene una errata en la tercera vuelta al circuito).

En general vemos que la organización apuesta mucho por utilizar pequeños circuitos semiurbanos para la primera mitad de las carreras, algo que es comprensible de cara al público, que ve pasar más veces a los corredores, pero que limita mucho las posibilidades para los recorridos, además de añadir peligrosidad a las carreras.

Además, seamos sinceros, el pelotón master a pie de carrera es seguido principalmente por los acompañantes de los corredores y por los transeúntes de las localidades de paso. así que para el público no cambian demasiado las cosas si el pelotón pasa un par de veces en vez de cuatro o cinco.

También es obvio que apostamos y ofrecemos alternativas siempre más duras y montañosas. Entendemos que la Volta a la Marina pretende ser una de las vueltas más duras y con el nivel actual del pelotón, cada año más preparado, las carreras terminan por no romperse, como se ha visto este año.

Obviamente solo son propuestas y para nada el propósito es recomendar un cambio radical en todos los trazados, sino dar ideas y crear debate sobre cambios, alternativas y mejoras que se pueden realizar sobre los recorridos actuales.

Mirando de reojo al Interclub del Vinalopó

Seguramente a día de hoy tiene más caché entre el mundillo ciclista un ganador de Volta a la Marina que uno del Interclub del Vinalopó. Sin embargo el camino que está tomando en los últimos años esta segunda competición es muy bueno y hay que cosas que podría imitar la Volta a buen seguro.

Tampoco pretendemos aquí crear rivalidad entre dos torneos que pensamos deben complementarse, ya que juntos resultan un foco muy atractivo del mejor ciclismo master a nivel nacional, que puede atraer y atrae tanto a ciclistas de nivel (de la zona y de fuera) como la atención de los medios, sobre todo especializados.

Entrando en materia de comparación, vemos mayor movimiento, cambios, innovaciones y mejoras en el torneo del Vinalopó los últimos años.

Por fin llegan los controles

El punto más llamativo en esta temporada ha sido la realización de los controles anti-doping. Una petición que empezaba a estar en boca de muchos y que ha sido muy bien aceptada por aquellos que todavía creen y luchan por un deporte limpio.

Y siendo controles relativamente básicos ya en esta primera edición un corredor ha dado positivo, demostrando que realmente sirven y se están convirtiendo cada vez en más necesarios, dados los continuos casos de dopaje que se están dando en el ciclismo amateur.

Recorridos inéditos

Hemos hablado mucho de unos recorridos muy conservadores en la Volta a la Marina, donde se repiten año tras año la mayoría de etapas.

Por el contrario, en el Vinalopó se barajan mucho más los recorridos, resultando espectaculares etapas inéditas como la de Monforte (tanto el año pasado como éste) o Ibi, por ejemplo.

Además esto equilibra un poco la balanza, pues hay corredores que se conocen de memoria los recorridos y dónde van a pasar todas las cosas en las carreras, frente a los demás.

Inscripciones

Otro punto algo caótico esta temporada en la Marina han sido las inscripciones, con unas colas a veces incomprensibles (como en Benidorm), teniendo en cuenta que los dorsales de los corredores ya estaban asignados, mientras que en el Vinalopó esto ha marchado mucho más fluido.

Si bien es cierto que en la Marina hay una alta participación de corredores extranjeros, que hacen que todo vaya un poco más lento, la organización de este torneo debería encontrar la manera de que las inscripciones fluyan mejor.

Por otro lado, conseguir un dorsal para un aprueba suelta ha sido más sencillo en la Marina, que ha tenido siempre más plazas reservadas.

La Marina también puede presumir

No en todo se lleva el gato al agua el Vinalopó. La Marina también tiene sus virtudes, y son muchas.

Algunas vienen dadas, como espectaculares paisajes, con mar, ríos, montañas, valles y mucho verde por todas partes, frente al Vinalopó, donde se suelen repetir paisajes mucho más secos, a base de pino y matorral.

También la organización de la Marina, a priori, conseguía unas inscripciones más económicas, aunque es cierto que el Vinalopó se encarece al hacer los controles anti-doping, y que las anulaciones en la Marina han acabado por hacer este torneo finalmente más caro.

En la Marina también hemos podido disfrutar en la mayoría de etapas de unas fantásticas galerías de imágenes de los corredores y la carrera. Por su parte el Vinalopó ha conseguido acaparar la mayoría de retrasmisiones de video. Aunque todas estas cosas ya son más o menos externas a la organización.

Y qué más se puede mejorar en la Marina

Insistimos en el reconocimiento a la organización, su esfuerzo y a la vista están los resultados, una Volta espectacular. Pero nuestro objetivo hoy es aportar ideas, alternativas y voces que se oyen entre el pelotón para mejorar si cabe el torneo.

Mal momento en el calendario

Un aspecto del que se quejan muchos corredores son las fechas de inicio de la Volta, prácticamente a la vuelta de Navidad.

Ya no es por los excesos de esta época, pues los corredores se cuidan como auténticos "pros", sino que en pleno enero, para muchos resulta complicado tener una preparación digna para la carrera.

Recordemos que ésta es la categoría master, la de adultos que se entiende tienen su vida, su trabajo, su familia, pero sacan tiempo de donde no hay para entrenar y matar el gusanillo en competiciones amateurs.

Y realizar una preparación para este torneo, empezando a mitad de enero implica hacer una dura preparación en los meses de diciembre y enero, los de menos luz del año y temperaturas más bajas, lo cual es algo muy complicado.

Además al empezar tan pronto, todos los años suele haber alguna anulación debido a los temporales invernales, algo que simplemente retrasando un mes el inicio, podría evitarse casi al completo, en una zona donde casi todo el año hace bueno.

Tenemos en cuenta también las dificultades que pone la DGT con el calendario y que esto no es fácil, pero no por ello se debería de dejar de intentar.

Menos corredores o más dureza

En los últimos años hay dos variables que no han dejado de crecer: el nivel de forma de los corredores y la participación en este tipo de carreras.

Y estas variables no hacen sino multiplicar las situaciones de riesgo y las caídas en el pelotón, algo que está en boca de todos.

Hablamos de carreras con cerca de doscientos inscritos, circulando por circuitos semi-urbanos. El resultado son caídas aseguradas.

Nosotros pensamos que habría que limitar una de ambas variables para volver a reducir un poco un riesgo que nos parece excesivo para, recordemos, una categoría amateur de que gente que no vive de esto.

Lo más sencillo sería reducir a la cifra de corredores, por ejemplo a 150. Con ese número de corredores está comprobado que se reducen mucho las situaciones de riesgo. El problema es que cada vez hay más gente que quiere correr y empiezan a faltar carreras en el calendario. Y además los organizadores necesitan del dinero de las inscripciones para conseguir una carrera bien cuidada (señalización, acompañamiento, ambulancias, etc.).

La otra posibilidad va en el sentido de buscar recorridos más abiertos, con menos rotondas y pasos urbanos, y sobre todo con mayor dureza, pues cuando se rompe el pelotón la carrera siempre se vuelve menos peligrosa.

Pero claro, esa dureza no se puede dejar para la parte final como sucede ahora, pues el resto de la carrera sigue siendo peligrosa. Cuando solo hay una dificultad montañosa y está al final, lo que se consigue es una tensión peligrosísima en el momento anterior (como Pedreguer), algo que por ejemplo no ocurre en Parcent, cuando aún queda mucha carrera antes del Col de Rates.

El sistema de clasificación

No es éste un asunto sencillo de resolver. Pero lo que está claro es que la clasificación general es un complicado rompe-cabezas totalmente incomprensible para los que no se están jugando la carrera y se ven obligados a estudiarlo.

Aquí no nos atrevemos a dar alternativas o soluciones, pero seguramente haya alguna manera de hacerlo todo más claro, para que el público que sigue la prueba pueda entender de manera sencilla la clasificación, y cómo puede cambiar ésta la siguiente etapa, lo cual otorga de mayor interés al seguimiento de la prueba.

La Volta a la Marina seguirá siendo referente

Desde luego esta es la conclusión a la que llegamos. La Volta es una competición de referencia a nivel nacional en la categoría master y a buen seguro lo seguirá siendo.

Se nota el esfuerzo y dedicación de mucha gente, que habitualmente no consigue nada a cambio, sino que lo hace por pura pasión por este gran deporte.

Desde aquí solo queremos felicitarles y animarles a seguir trabajando, pues aportando un buen montón de granos de arena para la difusión del ciclismo en el Levante, por no decir a nivel nacional, o incluso atrayendo el interés de muchos extranjeros y turistas.

Y si bien todo nuestro análisis, valoraciones y propuestas no son más que nuestra opinión más o menos objetiva de cómo vemos la carrera, lo que sí que podemos afirmar con rotundidad es que nuestra intención solo es tratar de promocionarla, mejorar y crear debate sobre ella.

¡Esperamos ya con interés y pasión descubrir que nos depara la Volta a la Marina 2018!

Web oficial Volta a la Marina: http://voltalamarina.com

2 comentarios:

  1. Buenas tardes.
    Mi nombre es Jose Aurelio Goas presidente de la Unión Ciclista Benidorm club organizador de la etapa de La Marina. Me sorprende un poco vuestro comentario sobre nuestra etapa.
    Me explico:
    Para organizar una etapa como la nuestra tenemos que empezar el Septiembre a mover papeles,desde este año con la novedad de que es la Guardia Civil la que pone el calendario,lo cual como a ocurrido este año hasta una semana antes del comienzo de la Vuelta a La Marina no nos comunicaron su decisión,lo cual es todo un handicap para cambiar fechas,etc.
    En cuanto al recorrido que comentáis que desde Benidorm se suba a Polop o Finestrat,si ya nos cuesta pedir permiso al ayuntamiento y a la Sociedad de Parques Temáticos de la Comunidad Valenciana ( SPTCV ) propietarios de los terrenos por donde discurre nuestro circuito y también permiso al propio Parque de Terra Mítica. Imagínate si encima tenemos que pedir permisos a La Nucía,Polop,etc sería imposible puesto que en esas localidades los domingos se celebran sus respectivos rastros y la CV70 está saturada de tráfico y por tanto no hay que ser muy lumbreras para darse cuenta que sería una pérdida de tiempo pedir el permiso.
    Por esa misma razón tenemos nuestro circuito que no nos da ningún tipo de problema,son viales de 2 y 3 carriles y perfectamente señalizados por una treintena de voluntarios y motoristas.
    Otro tema aparte es el viento,algo que como comprenderéis no es culpable nadie y a mí presonalmemte es al primero que se me cae el alma al suelo por mis compañeros y por todo el trabajo realizado.
    Aún así la decisión de suspender la carrera o eliminar corredores es decision de los árbitros o si es un tema de seguridad de la Guardia Civil.
    Por otro lado también comentar que personalmente al club no le a llegado la queja de ningún participante de que no guste la carrera o sea peligrosa,si un ciclista se queda cortado y lo elimina un árbitro,es culpa de que no aguanta el ritmo y no del circuito.
    Podría comentar más cosas pero creo que no hace falta.
    Solo haceros entender que son casi 6 meses de papeleos para una carrera de apenas 2 horas y que te la suspendan por el viento da mucha rabia contenida e impotencia.
    Pera próximas ediciones vamos a proponer un cambio de fecha en nuestra etapa,a ver si así evitamos al Dios Eolo.
    Saludos y estoy a vuestra disposición para cualquier duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Aurelio.

      Muchas gracias por tu comentario, nos aporta tu punto de vista y nos explica mejor factores que muchos desconocemos.

      Como hemos dicho en varias ocasiones en la publicación, no te tomes a mal los comentarios. Solo queremos aportar voces que sí hemos recogido en el pelotón (aunque no os hayan llegado a vosotros), y aportar nuestro de vista, opciones e ideas que tenemos.

      Lo del recorrido entendemos que es muy complicado, creo que de eso la gente es consciente, pero bueno lo mismo les ocurre a muchas otras localidades, y parece sano ir haciendo modificaciones e innovar, lo hacen todas las pruebas con los años. Comentarte también que la sensación es que las rotondas, por muy anchas que sean los carriles suelen provocar peligro, este mismo año hubo una caída nada más salir... y lo ideal es evitarlas un poco, especialmente las rápidas.

      Nuestra intención es crear debate, que la gente aporte sus opiniones e ideas, y que la Volta a la Marina estéen boca de todos y siga creciendo y mejorando como hace año tras año.

      Muchas gracias por vuestro esfuerzo y dedicación, y estamos a vuestra disposición siempre que queráis transmitir cualquier información a los seguidores.

      Saludos.

      Eliminar